Compost de hojas

Compost de hojas

El utilizar las hojas que se nos han acumulado en el jardín, es ideal para fabricar uno de los mejores compost para nuestras plantas. El compost de hojas resulta un sustrato inmejorable para utilizar como acolchado, aportando ligeramente nutrientes al suelo e incrementando el contenido de materia orgánica en nuestra tierra de jardín.

Se trata simplemente de recoger todas las hojas y acumularlas en un rincón protegido de las heladas. Para ello, cualquier cajón vistoso nos servirá, aunque existen termocompostadoras que aceleran el proceso de compostación y disimulan la falta de estética producida por el montón de restos vegetales.

Trataremos siempre de mantener húmedo y oxigenado el montón, así que nos encargaremos de regarlo cuando parezca algo seco y lo airearemos removiéndolo con una pala al menos cada quince días.

Su preparación es muy fácil:

Para obtener resultados más rápidos y eficaces, podemos incorporarle Radivit Bio de Asocoa, un complejo de microorganismos esenciales para la humificación de residuos, que hace posible la obtención de compost uniforme y de calidad en el menor tiempo posible.

El método es aplicar unos 50 gr. de Radivit Bío por cada 100 litros de volumen en hojas que hayamos obtenido. Usando este acelerador de compostaje podremos aplicar otros restos vegetales de difícil descomposición a nuestro montón, obteniendo mayor cantidad de compost para acolchar y nutrir nuestro jardín.

Los restos de hierba recién cortada suelen generar malos olores ya que tienen demasiado contenido en nitrógeno. Si los mezclamos con restos de poda triturados o con las mismas hojas, ayudamos al proceso de compostaje, ya que incrementan la temperatura al fermentar, manteniendo mejor clima para los microorganismos encargados de la descomposición.

Otra forma de crear compost de hojas es simplemente esparcirlas en una capa de 10 a 15 cm de grosor, directamente sobre la tierra. Esparciremos entonces un puñado de Radivit Bío sobre las hojas y echaremos encima de todo esto alguna palada de tierra de nuestro jardín. En la tierra que esparcimos, los microorganismos encontrarán otros nutrientes necesarios para desarrollarse mejor.

No Comments Yet

Deje un comentario

Su email no se publica.

Puede usted utilizar estos atributos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies