Soluciones frente al exceso de riego

Raices

Un riego excesivo o no cuidar adecuadamente el drenaje de nuestras plantas, puede derivar en una asfixia radicular, o lo que es lo mismo, la pudrición de sus raíces y muerte de la planta.

Cuando por exceso de riego mueren algunas raíces, inmediatamente son invadidas por bacterias y hongos que habitan en el suelo y se extienden por todo el sistema radicular.

En la mayoría de las ocasiones, esto acaba por matar definitivamente la planta. Por este motivo damos unos consejos para evitar o curar los problemas causados por exceso de riego.

Síntomas de exceso de riego

Los primeros síntomas que manifiestan las plantas cuando sufren la asfixia radicular por exceso de riego o falta de drenaje, es una muerte paulatina de las hojas inferiores de la planta que cambian a un color amarillento. Notaremos también una disminución del crecimiento. En esta fase aún podemos salvar la planta según el método que explicaremos posteriormente.

La siguiente fase es el decaimiento de la planta. Empezamos a notar nuestra planta como lacia, sin vigor. Creemos generalmente que es por falta de riego y le aportamos más agua, con lo que empeoramos la situación. Este momento es límite para intentar la recuperación de la planta.

Por último, la planta pierde vigor, pierde las hojas o se ponen con grandes manchas grises y el tronco parece ahuecarse. Difícilmente podremos salvar la planta si presenta estos síntomas.

Si queremos salvar nuestra planta lo primero que debemos hacer es sacarla de la maceta y tratar de retirar todas aquellas raíces que están muertas o podridas.

Soluciones para salvar una planta con raíces podridas

Cuando nos percatamos de que nuestra planta puede estar sufriendo asfixia radicular estos son algunos de los pasos que podemos seguir.

Sacar la planta de la maceta o jardinera si sospechamos que puede ser por inundación de la tierra. Si éste es el motivo notaremos un desagradable olor y las raíces acuosas y negras.

Bajo el grifo o con una manguera eliminamos la tierra que existe junto a las raíces hasta dejar estas tan limpias que podamos observar las partes dañadas.

Con una tijera afilada eliminamos todas las raíces que estén sospechosamente blandas y oscuras.

En las raíces de mayor diámetro aplicamos el cicatrizante fungicida Lila Balsam Bio de Asocoa y el Protector contra hongos Ecofung de Asocoa.

Preparamos una nueva maceta con Sustrato Vegetal de Asocoa y plantamos en ella de nuevo la planta. Regamos bien y observamos que drena perfectamente. Para plantas de interior que necesiten mucho riego como Begonias, Syngonium o Spathiphyllum, es necesario incorporar a este sustrato Perlita Antiapelmazante que evita los encharcamientos.

No deje que se almacene agua debajo de las macetas en platos o cubre macetas. Un poco después del riego no olvide vaciar estos recipientes.

Aplicamos en el cuello de la raíz y en la parte inferior de la planta Fungicida Eco fung listo uso de Asocoa, para combatir ciertos hongos que pudieran atacar los tejidos dañados.

Observaremos la planta durante los siguientes días procurando darle un ambiente tranquilo sin corrientes de aire ni cambios bruscos de temperatura.

Con estos consejos, podréis recuperar vuestras plantas dañadas por exceso de agua en la mayoría de las ocasiones.

No Comments Yet

Deje un comentario

Su email no se publica.

Puede usted utilizar estos atributos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Warning: Parameter 1 to W3_Plugin_TotalCache::ob_callback() expected to be a reference, value given in /usr/home/asocoa.com/web/wp-includes/functions.php on line 3721